8 de diciembre de 2016

Petirrojo

Este ave de pequeño tamaño pero de gran belleza,  es muy confiada  ante los humanos pues en El Retiro dejó acercarse bastante a la cámara sin espantarse. Tiene un canto muy bello, en algunos lugares lo asocian a la Navidad y es objeto de leyendas como aquella que cuenta que un petirrojo se acercó a Cristo en la cruz para aliviar su dolor con su canto y fue una gota de la sangre de Jesús  la que cayó sobre su pecho dándole a aquella avecilla y a todos sus descendientes esta singular coloración rojiza.

Palacio de Cristal



























El Palacio de Cristal de El Retiro, fue proyectado por el arquitecto Ricardo Velázquez Bosco para la exposición de Filipinas de 1887, colonia que al igual que Cuba, entonces todavía pertenecían a España. La exposición la inauguró el citado año la reina regente María Cristina de Habsburgo-Lorena esposa del Alfonso XII, fallecido dos años antes, y madre de Alfonso XIII, nacido rey. Acompañaron a la reina regente, la infanta Isabel (La Chata), el gobierno en pleno presidido por Sagasta, el Cuerpo Diplomático, gran número de invitados y unas decenas  de filipinos de diferentes etnias que vivieron en El Retiro durante el tiempo que duró la exposición en viviendas típicas de aquel país construidas al efecto y que naturalmente formaban parte de la exposición, lo mismo que el lago que se construyó delante del Palacio para exponer diferentes tipos de embarcaciones filipinas. 

El Palacio de Cristal, se proyectó con la idea de que se desmontaría al final del evento pero tal provisionalidad no se cumpliría y gracias a ello las siguientes generaciones hemos podido disfrutar de su belleza. Su destino era servir de invernadero o estufa para las plantas tropicales procedentes de aquel país. Se incluye una fotografía actual del Palacio en otoño y un dibujo del acto inaugural de la exposición dentro del Palacio.